Aparejador

Un aparejador es un “técnico titulado que interviene con funciones propias en la construcción de edificaciones”.

Se trata del agente que conoce los aparejos de las fábricas, técnicas y medios para su ejecución, es decir, que se encarga de las labores de ejecución y de la disposición de los elementos y materiales de construcción en la obra.

El aparejador tiene la mismas competencias y atribuciones profesionales que el arquitecto técnico o el ingeniero de edificación y es una figura clave en cualquier proyecto de arquitectura. En Proarcom lo sabemos y, por eso, nos enfocamos en brindar el mejor servicio de aparejador.

Su principal ámbito de actuación es la gestión de la producción de la edificación, encontrándose entre las actividades que puede desempeñar, la dirección de ejecución de obras, la realización de certificados de eficiencia energética, la redacción de informes de evaluación de edificios, la realización de valoraciones y tasaciones inmobiliarias, etc. Más en detalle:

  • La dirección de la ejecución material de obras.
  • La programación y dirección del control de calidad y medioambiental en construcción y servicios relacionados.
  • La coordinación de seguridad y salud en obras de construcción, tanto durante la elaboración del proyecto de obra como en la fase de ejecución.
  • La redacción de estudios de seguridad y salud laboral de todo tipo de obras de construcción.
  • La redacción de proyectos de nueva planta, rehabilitación y demolición.
  • La gestión económica de la construcción.
  • La contratación, organización y planificación de los trabajos.
  • El mantenimiento de las edificaciones.
  • La realización de estudios de cualquier tipo relacionados con la actividad de la construcción, en su más amplio sentido.
  • Valoraciones y tasaciones inmobiliarias.
  • Actuaciones en hallazgos arqueológicos.
  • Certificados de eficiencia energética.
  • Diseño de productos relacionados con la construcción.
  • Gestión y control de la producción de prefabricados y materiales de construcción en plantas industrializadas.
  • Dirección y Gestión en empresas de la construcción, mantenimiento y servicios técnicos inmobiliarios.
  • Dirección de equipos.
  • Facility Management: Gestión de los edificios y sus servicios. Los servicios suelen dividirse en hard services y soft services. Los primeros incluyen tareas como asegurarse de que el aire acondicionado de un edificio funcione de forma eficaz, fiable, segura y legal. En los soft services encontramos actividades como asegurarse de que se haga la limpieza del edificio de forma regular, o controlar el trabajo de los contratistas (por ejemplo, constructores, electricistas). El término facility management es similar al de ‘gestión de propiedad’, pero a menudo se aplica solamente a grandes propiedades o propiedades comerciales en las que la gestión y el funcionamiento es más complejo.

¿Necesitas un aparejador o ayuda en la gestión de alguna de estas tareas?… ¡Llámanos!