Deprecated: join(): Passing glue string after array is deprecated. Swap the parameters in /usr/home/proarcom.com/web/wp-content/plugins/wysija-newsletters/helpers/render_engine.php on line 1142

Cómo reformar su casa con éxito. 

  • ¿Quiere reformar su casa y no sabe cómo prepararla para las visitas?

  • Puntos a tener en cuenta para hacer una reforma de éxito en su casa.

ENRIQUE RUIZ FERNANDEZ, Madrid – 28/04/2020.


Si está planeando reformar su casa, ya sea de forma parcial o integral, es importante tener en cuenta varios detalles para realizar un proyecto completo, no entrar en pánico y, por supuesto, no quedarse a medias o desilusionado con el resultado final.

Lo primero es tener claro qué se quiere hacer y cómo se van a ejecutar las obras. De esta manera se podrá prever cómo alterar lo menos posible la vida personal y profesional de las personas implicadas. Así también se minimizará el estrés que produce toda obra. Es inevitable que durante un tiempo toda la vivienda o parte de ella esté impracticable, y que haya personas desconocidas trabajando en nuestras zonas más personales.

El objetivo final es tener un hogar acorde a nuestras necesidades por mucho tiempo. Por esta razón, enumeramos los puntos imprescindibles y el orden de ejecución que nos han ido enseñando los años de experiencia:

1. Tener claro nuestras necesidades para los próximos años y cuánto podemos invertir:

En esta fase no es necesario proyectar ni entrar en detalle sobre los materiales que queremos. Aquí lo importante es analizar qué necesidades tendremos realmente en nuestro hogar durante los años que vamos a habitar en él, de cuánto dinero disponemos y ver cómo podemos empezar a trabajar. Tenemos que ir con la mentalidad de realizar un proyecto global que, si no es posible ejecutarlo de una, se pueda hacer por fases en lugar de ir haciendo parches poco a poco.

2. Analizar el estado actual de nuestra vivienda:

Esta fase es muy importante para saber de dónde partimos y así poder ejecutar un proyecto completo y realista, evitando las temidas “sorpresas” durante las obras. Para salir satisfechos y con éxito, es imprescindible tener un conocimiento lo más exacto posible sobre los siguientes aspectos:

  • La orientación y fuentes de luz natural.
  • La distribución actual entre la zona de día (salón, cocina, terraza y aseo) y la de noche (dormitorios y baños). Cuántos metros cuadrados tenemos de pasillos.
  • El detalle sobre plano de las dimensiones de las distintas superficies (construida, útil, zonas comunes y demás estancias).
  • La altura de los techos entre forjados (falsos techos).
  • Qué tipo de estructura tenemos: cimentación en plantas bajas-sótanos, muros de carga, pilares, vigas y viguetas.
  • Las instalaciones: bajantes y montantes de elementos húmedos (fecales, pluviales, agua fría, agua caliente, calefacción, etc.), ventilación, climatización, electricidad, etc.

3. Proyecto completo:

Una vez que ya hemos analizado qué queremos y cuál es el estado actual de nuestra vivienda, podemos empezar con unos planos detallados de todos los trabajos a ejecutar:

  • Plano del estado actual.
  • Plano del estado reformado.
  • Secciones, instalaciones (ventilación, electricidad, iluminación, climatización, agua sanitaria, saneamiento, acabados de los materiales, detalle de la carpintería  en ventanas, armarios, puertas, etc.), estructura y demás necesidades según el proyecto. (Checklist COAM).

4. Presupuesto detallado por partidas:

Así sabremos con detalle el coste real de la reforma. Puede que te encaje o puede que no. Si se te van las cifras del presupuesto, siempre puedes solicitar un préstamo o ejecutar la obra por fases. El objetivo es que el resultado final sea el deseado en el conjunto de la vivienda, y no unos parches independientes que se han ido haciendo con el tiempo.

5. Planning de tiempo detallado, por días o por semanas:

Debe haber unos plazos determinados, que consten por escrito y aceptados por las distintas partes. Es muy importante saber de qué tiempos hablamos para poder organizarnos o buscar alternativas si fuese necesario (alquilar una casa o un trastero durante el tiempo que vayan a durar las obras para reducir las molestias posibles), poder establecer penalizaciones por contrato si se retrasan los plazos, etc.

6. Trabajar con profesionales:

Nuestra recomendación es que siempre se recurra a expertos, con un único responsable que dirija todo el proceso y que se responsabilice del resultado final, el tiempo, el coste y los acabados.

Muchas veces en la fase de proyección se intenta abaratar el presupuesto comprando el material a un proveedor distinto al que va a ejecutar la obra. Es verdad que así se puede conseguir que llegue antes de empezar las obras, pero con frecuencia es una fuente de conflictos tanto durante como una vez que ha terminado la obra.  Si hay algún problema, el instalador dirá que es cosa del material y el suministrador culpará al instalador. 

7. Licencias en regla:

Debes tener claro qué licencias se necesitan antes de empezar las obras para no tener problemas legales si algo ocurriese.

Cada ayuntamiento tiene su propia normativa, por lo que es importante contactar con profesionales de la zona. (Normativa del Ayuntamiento de Madrid).

8. Diseño y acabados:

Recomendamos que se invierta el tiempo necesario para confirmar todos y cada uno de los documentos técnicos antes de empezar la obra, para que haya las menos modificaciones posibles durante la ejecución.

Es cierto que muchas veces tenemos dudas, y hasta que no lo vemos hecho realidad no sabemos exactamente lo que queremos, pero hay que hacer los mínimos cambios posibles una vez comenzada la reforma, pues son fuente importante de disputas entre el propietario-promotor y la constructora. Hay que entender que cualquier cambio durante la obra puede suponer un coste elevado en dinero y en tiempo, y que muchas veces ninguna de las dos partes quiere asumir.

Revisa el proyecto las veces que haga falta antes de empezar, y una vez empezado no hagas ningún cambio. Es importante tener una partida en el presupuesto de reserva, para imprevistos o cambios. No significa que lo tengas que utilizar, pero siempre está bien tenerlo en cuenta.

Haz un seguimiento de los tiempos, los costes y los acabados para que se cumpla según lo pactado, y si no es así podrás pedir las responsabilidades necesarias.

***

Hacer una reforma es un trabajo complejo en el que la experiencia es importante para alcanzar los resultados deseados sin morir en el intento. Se necesita rigor, un sistema probado y sobretodo una actitud enérgica para conseguir el objetivo deseado en «plazo, coste y acabado».

Para cualquier consulta o información adicional no dude en ponerse en contacto conmigo y le ayudaré sin compromiso.

 

Enrique Ruiz Fernández

International Property Adviser | Architecture | Construction

+34 606 25 80 46 | enrique@proarcom.com